Que hacer una tarde de domingo con los niños

Facebooktwitterpinterestmail

La rutina diaria de cada familia suele ser similar: entre semana los niños van al colegio y los adultos al trabajo, el sábado es de diversión y el domingo… bueno, éste día tiene el estigma de cargar con ser ese día que está justo antes de que toda la rutina inicie de nuevo.

Es por esto que para sacarle todo el provecho posible a la semana hay que hacer uso de las horas que trae el domingo para que los niños se animen y no se mantengan aburridos en casa.

Es común que la creatividad se afloje y las ideas de qué hacer una tarde de domingo con los niños simplemente dejen de llegar. Esto complica todo, y el ambiente de vicia.

Para evitar que el aburrimiento reine en esas horas antes de que los niños vayan a dormir el domingo, debemos como padres de orientarlos para realizar actividades que no solo los diviertan, sino que les enseñen diferentes aspectos de la vida. Valores que les servirán en la vida.

Con el fin de ayudarte, he preparado una pequeña lista de recomendaciones sobre actividades que se pueden realizar en una tarde de domingo. Seguro que podrás aprovecharlas al máximo.

Actividades deportivas

Hacer deporte siempre viene bien. Tanto a los niños como a los adultos. Un domingo por la tarde es el momento ideal para ir y ejercitarse en familia. No importa si se trata de un pequeño partido de futbol o un recorrido en bicicleta, hacerlo juntos no solo mejorará la salud, sino que hará que se cree una cultura deportiva en los niños.

Para esto no se necesita mucho más que solo planearlo. Debes de ubicar una zona verde cercana, como un parque o una zona deportiva cerca de casa, y alistarse con ropa ligera y muchas ganas de correr y sudar.

Hidratarse es importante, y puedes llevar además de agua o alguna bebida refrescante, algo de comida ligera que haga del intermedio de las actividades un pequeño picnic. Ese momento igual puede funcionar para tener una plática familiar. La idea de esto es unirse más, no solo ejercitarse.

Cine en casa

Ir a ver la película de temporada es toda una experiencia para los niños y sus padres. Pero puede que resulte en un gasto demasiado alto de dinero y acaben cansados y sin convivir realmente como se quisiera.

Una buena manera de mejorar ese plan en todos los aspectos es organizar un cine en casa. No se trata de solo sentarse todos en el sillón y mirar una película en la televisión. Para nada. Me refiero a recrear lo más posible las experiencias buenas de ir al cine, en una versión más hogareña, íntima, y por lo tanto más familiar.

Pueden preparar las palomitas en casa, o cualquier otro bocadillo, con la participación de todos. Te sorprenderá ver como se divierten los niños con cosas como estas, si se les incluye de una manera segura, y dándoles a elegir ciertos aspectos de la preparación, como algunos ingredientes.

Elegir una zona grande de la casa es perfecto para que todos estén cómodos, y cada uno opte por el lugar que tendrá, y puede adaptarlo a su gusto. Con sillones, cojines, y hasta muñecos afelpados para mejorar todo.

Si tienes la posibilidad de hacerlo en una zona cómoda del jardín, es perfecto para convertirlo en una especie de picnic al aire libre, que lo hará aún más especial.

Lo mejor de esto es que si acaban cansados, allí mismo pueden dormir, y no habrá complicaciones.

Proyectos manuales

Una manera muy buena y hasta cierto punto barata de pasar tiempo junto a los niños, y enseñarles ciertos valores, es recurrir a los proyectos manuales. Estos pueden ir desde armar un rompecabezas de 2000 piezas, hasta hacer una casa del árbol.

La idea principal de esto es enseñarles a los niños sobre el esfuerzo y el premio que tiene éste. Saber que las satisfacciones y recompensas no son inmediatas, sino que llegan dependiendo del nivel de empeño que se le ponga. Además, que la meta no es lo único que importa, sino disfrutar de toda la carrera.

Ir avanzando poco a poco en un proyecto manual, dedicándole las tardes de los domingos, marca una pauta, constancia, y una rutina que hará disfrutar de cada etapa, otorgándole un valor extra al resultado. No es lo mismo comprar algo que hacerla uno mismo. Además, los recuerdos que se crearán con ello, estarán presentes para siempre.

Ir al campo… o a la playa

Dependiendo de la zona en la que vivas tendrás más cerca una playa o un campo. Ir a visitarlo es una excelente manera de pasar el domingo y convivir con la naturaleza. Es claro que la experiencia es diferente si se trata de la playa o del campo, y así mismo los preparativos. Pero en esencia, la idea es enseñar a los niños que hay mucho más allá que estar en la rutina diaria que termina con horas frente el televisor.

Hacer la tarea escolar juntos

Es muy probable que para cualquier niño el hacer los deberes escolares no suene como el mejor plan para un domingo en la tarde. Eso lo tenemos claro. Pero de cualquier forma es algo que se debe de hacer, y casi ningún niño los quiere hacer en sábado.

Por esto es que el domingo es el día elegido para tal labor. Puedes convertir tan tediosa tarea en algo divertido y más llevadero si usar el ingenio suficiente.

Siempre es recomendable que los padres se interesen de forma activa y constante en las labores escolares de sus hijos, pero si se hace de forma integral se lograrán mejores resultados que si solo supervisan.

Una buena manera de hacerlo es por medio de incentivos directos. Ayudarlo a realizar las labores escolares y poner metas de horario. Si acaban antes de cierta hora jugarán videojuegos juntos, o irán por helados, o algo similar.

Si lo haces una constante, el propio niño o niña se interesará en hacerlo, y lo verá como una etapa divertida de la semana. Esto se reflejará en sus notas escolares, y todos ganan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *