¡Un hogar con risas es un hogar con alegría de vivir!

Facebooktwitterpinterestmail

La risa además de ser un arma contagiosa, conecta a las personas y es una buena medicina para sobrellevar la intensidad de la vida. En los niños es síntoma de felicidad pero además está vinculada a la salud tanto física como mental ya que reduce la presión arterial, la ansiedad, mejora la circulación y fortalece el sistema inmunológico.

Haga de la risa de sus hijos su mejor medicina, se sentirán vivos y liberados. Fomentar el sentido del humor de nuestros hijos desde la más tierna infancia les ayudará a saber usar esta herramienta a lo largo de su vida, tanto en los buenos como en los malos momentos. Hacer que sus hijos rian en muy sencillo. Ellos agradecerán cualquier actividad que haga con ellos como por ejemplo pintar en una web como www.pintamania.com

Cada vez se están desarrollando más estudios que aseveran que la risa sincera y humorística beneficia al cuerpo en varios ámbitos:

Ofrece alivio del dolor

Los estudios han demostrado que los efectos de las endorfinas (productos químicos similares a la morfina) pueden crear “subidas naturales” que elevan el umbral natural del dolor. Liberadas de la glándula pituitaria en el cerebro, estas endorfinas causadas por la risa ofrecen protección contra algunos dolores y estimulan una sensación de “sentirse bien”. Esto hace más lento el ritmo en el que se siente el dolor. Los hallazgos sugieren que la distracción humorística podría usarse en entornos clínicos para ayudar a los niños a manejar mejor los procedimientos dolorosos. El grupo demostró una tolerancia al dolor significativamente mayor.

Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión

La risa involucra varios sistemas del cuerpo: respiratorio, muscular, circulatorio y gastrointestinal. Cuando reímos, estos sistemas corporales se oxigenan -la respiración se vuelve más rápida, la presión arterial se eleva y los músculos se tensan. A medida que la risa disminuye, la respiración se hace más lenta y profunda, se vuelve más regular y la frecuencia cardíaca, el pulso, los músculos y la presión arterial regresan temporalmente por debajo de sus niveles de reposo. Esencialmente, las disfunciones del sistema vuelven a su homeostasis.

La risa mejora el ánimo y ofrece ayuda para contrarrestar los síntomas de la depresión. La risa es capaz de moderar las consecuencias negativas de los eventos estresantes sobre el bienestar psicológico y los efectos favorables de la risa sobre las relaciones sociales y la salud física pueden influir en la capacidad de los pacientes deprimidos para afrontar la enfermedad.

Fortalece el sistema inmunológico al mejorar el estado anímico aumenta la resistencia del paciente y mejora su respuesta inmunológica.

Re-energizar el cuerpo

La risa hace que el aire salga de los pulmones y nos hace respirar profundamente hacia adentro, nos pone en estado de alerta sincera. Cuando respiramos profundamente, el flujo de oxígeno aumenta en todo el cuerpo, lo que resulta en una sensación de mayor energía.

Ayuda a dormir

Tras una buena sesión de risas o carcajadas antes de acostarse se reduce la sensación de ansiedad, nos relaja y promueve un sueño profundo además de reparador, que es una parte esencial del proceso de curación. Además de reducir la ansiedad, que puede mantenerlo despierto por la noche, la risa ofrece un entrenamiento aeróbico suave que puede conducir a un sueño más profundo.

Pruebe… ¡lucha de cosquillas con sus hijos!

Cualquier momento es bueno tener risas en la vida de nuestros hijos. La risa es una parte crucial del bienestar general, y un niño feliz es un niño más saludable.

¡No se olvide de reir cada día y tendrá la mejor terapia para abordar la vida!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *